Menú principal

Cómo congelar los alimentos

congelar alimentos

Un elevado porcentaje de las familias españolas realizan, a diario, la operación de congelar alimentos. Se trata de un gesto habitual, pero lo cierto es que muchas personas cometen errores a la hora de conservar la comida. Y es que hay productos que experimentan transformaciones en su sabor y textura debido a la acción del frío, por lo que no son aptos para su consumo una vez descongelados. Es el caso de las patatas, los huevos y las verduras para ensalada (lechuga, tomate, pepino…), por ejemplo.

Estos productos, al entrar en contacto con temperaturas muy bajas, se agrietan y su estructura cambia. Tampoco es recomendable congelar alimentos como la pasta, el arroz y los guisos que contienen patatas. Vamos a repasar las viandas que sí se pueden someter a ese proceso sin perder propiedades organolépticas. Y es que congelar es un hábito no sólo frecuente, sino también aconsejable para no desperdiciar comida.

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) propone comprar productos de temporada si están de oferta y congelar los que no vayan a utilizarse de inmediato. Este organismo recomienda hacer paquetes en función del consumo de cada hogar para no tener que descongelar la porción completa de una vez y correr así el riesgo de que se estropee.

Congelar carnes y pescados

Dos de los alimentos que se congelan con más frecuencia son las carnes y los pescados. Antes de meter ternera, pollo, cerdo o cualquier otra clase de carne es mejor retirar el exceso de grasa, la piel y, en algunos casos, también los huesos. El papel de aluminio o el film transparente son las mejores opciones para proteger este producto del frío, al igual que para envolver el pescado. Los manjares de mar y río deben ser descamados, destripados, lavados y secados antes de ir a parar al congelador.

En este apartado, es importante recordar que este procedimiento puede prevenir ciertas enfermedades, como la intoxicación por anisakis. Para evitar problemas con este parásito, la Asociación Española de Personas con Alergia a Alimentos y Látex (Aepnaa) recomienda consumir sólo pescado marino que haya sido congelado durante una semana a una temperatura mínima de 20 grados bajo cero.

Es posible congelar la fruta, pero antes es necesario pelar o lavar las piezas para cubrirlas con almíbar o azúcar. También pueden conservarse en el congelador ciertas verduras, aunque previamente hay que blanquearlas, proceso que consiste en escaldarlas en agua hirviendo durante dos minutos. Así, se detiene el deterioro y se eliminan bacterias. Además, a la hora de congelar alimentos es importante tener en cuenta los recipientes. Para los alimentos con líquidos, es conveniente usar envases rígidos y las bolsas de congelación pueden emplearse para proteger numerosos productos.

Escribe un comentario

Puedes usar: Etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>