Menú principal

Cómo decorar un dormitorio pequeño

decorar dormitorio pequeño

Las viviendas actuales suelen tener unas dimensiones más reducidas que las casas más antiguas. La superficie escasea en los pisos modernos, aunque la media nacional asciende a unos 105 metros cuadrados, según los datos que maneja el Ministerio de Fomento. Así las cosas, los habitantes tienen que ingeniárselas para optimizar el espacio disponible. Decorar un dormitorio pequeño, por ejemplo, se convierte en una ardua labor cuando no se cuenta con una superficie amplia. En este caso, es fundamental conjugar el sentido práctico con el estético y buscar soluciones que cumplan ambas funciones.

Un recurso óptimo para resolver el tema del almacenaje de la ropa es el de recurrir a los armarios ocultos. Es decir, aquellos que no se distinguen del resto de la pared, ya que no cuentan con tiradores ni otros elementos que los delaten. Basta con presionar en un punto concreto para que se abran las puertas. Al estar pintados al igual que las paredes, la habitación tiene una mayor sensación de amplitud.

Almacenaje bajo la cama

Para guardar el resto de pertenencias en un dormitorio pequeño, es muy útil utilizar el espacio que queda bajo la cama. Para un mejor aprovechamiento, es ideal recurrir a los canapés abatibles o, simplemente, usar cajas con ruedas para conservar la ropa y los complementos de otra temporada. Las baldas tienen una finalidad estética, además de práctica. A la hora de decorar un dormitorio con pocos metros cuadrados, puedes jugar con estos elementos y colocarlos de modo que cumplan la función de cabecero.

Los espejos también son tus aliados si quieres decorar tu dormitorio para que parezca más grande. Combinar varios de diferente tamaño permitirá ampliar ópticamente el espacio. Puedes situar uno grande encima de alguna pieza de mobiliario y otros más pequeños en diversos puntos de la habitación. Deja volar tu imaginación y crea la composición que más te guste.

Colores claros y percheros

Para agrandar el espacio, aunque sólo sea para el ojo, es aconsejable pintar las paredes con colores claros. Los tonos blancos, cremas y grises pálidos son los más indicados para conseguir este fin. Pero no es necesario pintar toda la habitación con estas variedades cromáticas. Puedes utilizarlas en techos y marcos de puertas y ventanas. Otra opción es emplear colores pastel o neutros para teñir las paredes.

Y, por último, te aconsejamos un elemento que cada vez forma parte de más dormitorios. Se trata del burro o riel con soporte, ese perchero que utilizan tradicionalmente en la trastienda de los desfiles de ropa. No sólo permite almacenar bastantes prendas, sino que también aporta una nota divertida y desenfadada al dormitorio. Aquí te hemos dado unas propuestas para aumentar ópticamente una habitación. Sólo tienes que aportar tu toque personal y conseguirás un dormitorio bonito y práctico.

    Comments ( 1 )

  • Minicunas

    La habitación de nuestra niña es muy pequeña, entonces optamos por pintar las dos paredes más grandes en un tono amarillo pastel, y las otras dos más pequeñas dejarlas en blanco.
    Además le pusimos un espejo que siempre da la sensación de hacer más grande el espacio.

Escribe un comentario

Puedes usar: Etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>