Menú principal

Cómo elegir el colchón adecuado

elegir colchon

Descansar de manera óptima es fundamental para tener buena salud. Y es que las horas de sueño son vitales para el organismo, que carga las pilas cuando cerramos los ojos. Para dormir a pierna suelta tienen que darse una serie de factores: estar relajado y cómodo, no tener una digestión pesada, que la habitación esté a una temperatura agradable… y, por supuesto, contar con un colchón adecuado. La estructura sobre la que descansamos es un aspecto de suma relevancia, ya que determina, en buena medida, la calidad del sueño. Elegir colchón no es una tarea fácil, puesto que deben tenerse en cuenta una serie de puntos que vamos a detallar a continuación.

Posición al dormir

Las personas que duermen boca arriba es mejor que opten por un colchón de bastante dureza para asegurar que no se hunda y así evitar problemas de espalda. En el caso de que duerman sobre un costado, pueden comprar un colchón algo más blando, de modo que puedan adoptar una postura confortable.

Cuestión de peso

El peso también influye a la hora de elegir el mejor colchón. Las personas con un alto índice de masa corporal deben decantarse por los soportes más firmes para que aguante bien esos kilos. Las mujeres y los hombres más menudos es preferible que apuesten por colchones con una gran flexibilidad, puesto que son los que pueden adecuarse mejor a su silueta y ofrecerlos un descanso de calidad.

Temperatura

No pasar frío ni calor a la hora de dormir es muy importante para lograr un sueño reparador. En los lugares en los que se registren altas temperaturas, es conveniente elegir colchones de muelles. ¿El motivo? Porque facilitan la ventilación. En el caso contrario, los colchones de espuma, látex o viscoelástico (http://es.wikipedia.org/wiki/Protecci%C3%B3n_viscoel%C3%A1stica) conservan la temperatura corporal de modo más eficiente.

Probar el colchón

Antes de comprarlo, es imprescindible probar el colchón para comprobar que es el idóneo para ti. No tengas reparos. Túmbate sobre él, colócate en diferentes posturas y verifica que queda el espacio óptimo entre la zona lumbar y el colchón. No tiene que haber demasiado hueco, pero la mano debe poder pasar. Así te asegurarás de que tiene la firmeza adecuada para ti.

Mantenimiento

Con unos cuidados básicos, es posible alargar la vida útil de tu colchón. Por ejemplo, es esencial dejar que se ventile bien antes de hacer la cama para que no se acumule el sudor, que puede provocar la aparición de hongos. Es aconsejable colocarle una funda, que ayudará a protegerlo. Para limpiarlo, lo más oportuno es utilizar un cepillo de mano.

Escribe un comentario

Puedes usar: Etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>