Menú principal

Consejos para planchar bien

consejos para planchar bien

El planchado es una de las tareas domésticas más tediosas y complejas para una amplia mayoría de los ciudadanos. La incómoda postura que hay que adoptar para planchar y la dificultad existente para dejar las prendas sin rastro de arrugas son los principales inconvenientes que entraña esta labor. Quizá por ello, en España hay unas 747.000 personas que trabajan como empleadas del hogar, la cifra más alta de toda la Unión Europea.

Y hacerse cargo de la pila de ropa para planchar es una de las actividades que tienen que realizar en las viviendas. Para facilitar esta tarea, vamos a ofrecer una serie de recomendaciones. En primer lugar, es aconsejable iniciar la labor por las prendas confeccionadas con materiales delicados. La razón es que la plancha todavía no ha alcanzado una temperatura muy elevada y, de este modo, no dañará la ropa.

Truco para las arrugas difíciles

A continuación, ya se pueden planchar las prendas más fuertes. Es el caso de aquellas fabricadas con algodón y lino, materias primas que aguantan sin problemas el calor. Todos nos hemos encontrado con arrugas persistentes que no desaparecen por mucho que pasemos la plancha una y otra vez. La solución a este inconveniente es muy sencilla.

Basta con colocar un pedazo de papel de aluminio encima de la tabla de planchar. Sobre él, se pone la prenda, que debemos cubrir con un paño previamente humedecido en una solución compuesta por agua con una gota de amoníaco. Verás como no hay arruga que se te resista con este procedimiento. Los pantalones son una parte del vestuario que requiere cierta destreza en el momento del planchado. Especialmente, si quieres dejar el filo perfectamente marcado.

Para conseguir este efecto sin dejar brillos en los pantalones, una buena idea es utilizar papel de embalar y deslizar la plancha por encima. Un consejo infalible para que los trajes queden en perfecto estado de revista es cepillarlos justo después de haberlos planchado. Con esta maniobra, se consigue extender el vapor por todos los rincones y acabar con cualquier arruga, por pequeña que sea.

Las camisas son otras grandes enemigas de la plancha. Para que la tarea sea más liviana,  hay que comenzar por los cuellos, desde los extremos hacia el centro. Luego, es recomendable seguir el trabajo por los puños y, a continuación, completar el resto de la prenda. Respecto a las prendas de poliéster, es mejor plancharlas del revés. Si en la colada hay lana, es imprescindible colocar un paño húmedo para evitar que salgan brillos. Con estos sencillos trucos, esperamos que tu ropa luzca perfecta en todas las ocasiones.

Escribe un comentario

Puedes usar: Etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>