Menú principal

Haz tu hogar más seguro para los niños

hogar seguro para niños

Todo cambia cuando llega un niño a una familia. La revolución que supone la entrada en escena de un nuevo miembro abarca casi todos los aspectos de la vida diaria de una pareja. No sólo se transforman las costumbres y las rutinas, sino también los espacios en los que se desarrolla el día a día. Así, es imprescindible adaptar la casa para que se convierta en un hogar seguro para niños. En este post, vamos a analizar las modificaciones hay que efectuar en cada estancia para evitar riesgos innecesarios.

En primer lugar, vamos a detenernos en la propia habitación del pequeño. Es fundamental que todos los objetos del mobiliario estén bien anclados a las paredes. Y es que a la mayoría de los niños les encanta subirse a los armarios y trepar por los cajones. La caída de un mueble podría tener dramáticas consecuencias. En el caso de los bebés, es necesario comprobar que los barrotes de la cuna no tienen demasiado espacio entre sí, de modo que el niño no pueda introducir su cabeza en esos huecos.

Precauciones con la electricidad

Uno de los elementos más peligrosos en una casa, tanto para niños como para mayores, es la electricidad. Es imprescindible colocar protectores plásticos en las tomas para evitar que los más pequeños las toquen y puedan recibir una descarga. También hay que estar atentos a los cables. Si es posible, deben quedar fuera de la vista de los menores, ya que éstos pueden tener la tentación de morderlos o tirar de ellos y, además, pueden tropezar con los que sobresalgan más. Asimismo, es recomendable instalar un dispositivo de corriente diferencial-residual (http://es.wikipedia.org/wiki/Interruptor_diferencial), que ayudará a prevenir accidentes eléctricos.

Para crear un hogar seguro para niños, también hay que prestar especial atención al salón. Por ejemplo, hay que vigilar que los cordones de las cortinas no cuelguen demasiado, ya que los menores podrían enredarse en ellos y asfixiarse. Es aconsejable retirar las mesas de cristal porque pueden causar más de un susto y las esquinas de los muebles deben cubrirse con protectores. Los objetos de mayor peso y los frágiles deben colocarse en altura, pero sin riesgo de que se caigan.

Respecto a las plantas, es mejor que los niños no puedan alcanzarlas, puesto que algunas pueden provocarles reacciones alérgicas. Si en la casa hay escaleras, es indispensable colocar una portilla de seguridad para impedir el acceso de los pequeños a ellas. Con estas recomendaciones, lograrás crear un entorno más seguro para tus hijos sin tener que preocuparte por los accidentes domésticos más habituales.

Escribe un comentario

Puedes usar: Etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>