Menú principal

Ideas para escoger un edredón nórdico

edredón nórdico

Con la llegada de las bajas temperaturas, toca sacar la ropa de invierno y los textiles del hogar que más calor proporcionan. En este momento, cobran protagonismo los edredones nórdicos, una opción cómoda para dormir que aporta un gran bienestar en las gélidas noches y que, en muchos hogares, ha reemplazado a las mantas. En el mercado, existe un amplísimo catálogo de modelos y no es fácil elegir aquel que encaje mejor con tus gustos y necesidades. En este post, te damos algunas pistas para ayudarte a seleccionar el edredón nórdico idóneo para ti.

En primer lugar, es fundamental tener en cuenta ciertos aspectos importantes, como el clima de la zona en la que vives y el gramaje, que es la unidad que mide el grado de capacidad calorífica. Y es que en las áreas más frías, es preferible optar por gramajes de más de 200 gramos por metro cuadrado, mientras que en lugares más cálidos basta con la mitad de esa cantidad.

Tipo de relleno

Podemos distinguir dos clases de relleno en los edredones nórdicos. Por un lado, están los naturales, que pueden ser de pluma o plumón. Y, por el otro, los sintéticos, que están compuestos por fibra o microfibra. En los rellenos naturales es importante diferenciar entre el duvet o plumón, que se extrae del pecho y el abdomen del pato o la oca, y la pluma, que proviene de otras zonas. Los edredones que incluyan más cantidad de plumón que de pluma tendrán más poder aislante y retendrán mejor el calor. Esto se explica porque la pluma no es tan fina y térmica como el plumón, por eso suele utilizarse una mezcla de ambos.

Aunque hace tiempo saltó la alarma y un grupo de investigadores aseguró que dormir con plumas de ave provoca fibrosis pulmonar, organismos como la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) han asegurado que no existen indicios suficientes para no recomendar la utilización de edredones o almohadas de pluma. Por su parte, los rellenos sintéticos imitan al plumón y su capacidad calorífica es muy similar a la de éste. Su gran ventaja es que pueden lavarse en la lavadora y no afectan a las personas alérgicas.

También es esencial prestar atención al diseño del edredón nórdico. Lo mejor es que esté confeccionado en cuadrados grandes, puesto que así se facilita la correcta distribución del relleno y, por tanto, un adecuado aislamiento. Respecto a las fundas, hay innumerables modelos para que elijas el que más te guste. Te recomendamos optar por aquellos hechos con materiales orgánicos para evitar alergias cutáneas. Porque tan importante es la ropa que vestimos durante el día, como la que nos abriga durante la noche.

Escribe un comentario

Puedes usar: Etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>