Menú principal

Ideas para reciclar los posos del café

ideas para reciclar los posos del café

Tomar una taza de café al despertarnos o después de comer es uno de esos pequeños grandes placeres de la vida moderna. Un momento de paz, reflexión y relax en nuestra rutina diaria. Desde que el café llegara a Europa a principios del siglo XVII, de la mano de los mercaderes venecianos, este producto se ha convertido en un elemento fundamental en las despensas y cocinas de toda familia u hogar que se precie. Hoy, en AhorraNauta, queremos mostrarte una serie de usos alternativos del café y, en concreto, de los posos resultantes de su preparación. Eso te permitirá sacarle el máximo partido a tu presupuesto mensual para café.

Efecto aromatizante

Todos sabemos que el denso, penetrante y agradable olor del café por la mañana es uno de los mejores aromatizantes que existen para una casa. Sin embargo, la capacidad del café para ocultar y eliminar malos olores en el ámbito doméstico va mucho más allá. Por ejemplo, si pones un vasito con posos de café en la nevera, los malos olores siempre presentes en un frigorífico se atenuarán o desaparecerán. Asimismo, si has manipulado alimentos especialmente fragantes (ajo, cebolla…) puedes frotar un poco de café por tus manos, dejarlo actuar y, a continuación, lavarte con agua y jabón.

Cuidado de las plantas

El café también tiene otra utilidad relacionada con el buen olor y la frescura del ambiente, aunque en este caso indirecta. En efecto, si utilizamos los posos del café en nuestras plantas, veremos como crecen mucho más sanas. En efecto, el café molido o los posos resultantes tienen unos niveles de acidez óptimos para enriquecer el abono empleado. El café también aporta una textura y densidad a la tierra de cultivo que permite una perfecta oxigenación y agarre de plantas domésticas y flores.

Además, el café previene la aparición de ciertos mohos y hongos en las plantas. Es un sustrato y fertilizante especialmente recomendable para el cultivo de rosas, azaleas o camelias.

Belleza y estética

Otra utilidad de los posos de café y el café molido es la de exfoliante. En efecto, el café tiene unas propiedades que le convierten en un aliado para el cuidado de nuestra piel. Puedes probar a masajearte la piel, debidamente humedecida, con café molido, en movimientos circulares y suaves o crear una emulsión con una crema hidratante neutra y hacer lo mismo. El café también se cree que tiene grandes propiedades anticelulíticas.

Escribe un comentario

Puedes usar: Etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>