Menú principal

Los gastos de las familias se comen sus ingresos

Los gastos de las familias devoran sus ingresos

En los años más duros de la crisis se había puesto de moda esa especie de mantra, repetido hasta la saciedad de que los españoles, habíamos vivido por encima de nuestras posibilidades. Esta mentira, repetida tantas veces que algunos la consideraron cierta, la más puro estilo Joseph Goebbels queda demostrada por una estadística oficial, fuera de toda clase de sospecha o duda, que acaba de publicarse y tira por tierra ese tópico acerca de lo gastizos y ‘cigarras’ que hemos sido en unos años de bonanza económica que pedían ‘hormiguitas’ sumisas y prudentes.

Y es que de acuerdo con los últimos datos facilitados por el Instituto Nacional de Estadística sobre la renta disponible de las familias españolas estamos, en el primer trimestre del presente año, ante la primera vez en los últimos 14 años en la que los hogares y familias de nuestro país han gastado más de lo que han ingresado. Las razones de este repunte del gasto por encima de los ingresos no se deben a que las familias se hayan dedicado a irse de vacaciones a la Isla de Aruba un par de veces al año o hayan cambiado de televisor de plasma cada dos semanas.

En efecto, ese repunte del gasto no se ha correspondido con una tendencia a vivir por encima de ‘nuestras posibilidades’ a no ser que dichas posibilidades sean pagar el colegio de los hijos, comer, vestirse o tener una casa en la que cobijarnos. Si esos son nuestros grandes excesos (comer, vestir, no pasar frío…), la verdadera causa de la crisis en España para muchos ‘analistas’, entonces sí, hemos de decir que somos unos auténticos manirrotos.

La tasa de ahorro se situó en un 2% negativo en el periodo enero-marzo del 2014. La reducción de la renta familiar disponible (salarios, prestaciones recibidas…) en casi un 3% en términos anuales, y la disminución de las  rentas patrimoniales están detrás del hecho de que los 157.000 millones recibidos por las familias de España no hayan bastado para cubrir los casi 160.600 millones en gastos que han tenido que asumir.

Si el hecho de querer comer y tener un hogar supone una ambición desmedida para la gran mayoría de la población de nuestro país, puede que el error no esté tanto en que nuestras posibilidades estén mal valoradas sino, tal vez, en que es el propio país el que fracasa una y otra vez a la hora de ofrecer a sus verdaderos ‘jefes’ esas posibilidades.

Escribe un comentario

Puedes usar: Etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>