Menú principal

Las mejores técnicas para pintar muebles

pintar muebles

Los muebles marcan decisivamente el aspecto de una estancia. Así, unas piezas antiguas pueden afear el conjunto si se busca un ambiente más juvenil y moderno. Pero renovar el mobiliario resulta muy costoso si se adquieren artículos de buena calidad, lo que resulta un problema para un elevado porcentaje de los hogares españoles. No obstante, existe una solución idónea y muy económica: darle un lavado de cara a estos enseres. En concreto, en este post vamos a explicar en qué consisten las técnicas más eficaces para pintar muebles. Porque basta un poco de color para transformar por completo un armario, una cómoda, una mesilla de noche o cualquier otro elemento similar.

Nos referimos a los muebles de madera, ya que otro tipo de materiales requieren de procedimientos diferentes. Lo primero que hay que hacer es preparar la superficie con una lija. Esta acción es esencial si el mueble a tratar tiene pintura o barniz (http://es.wikipedia.org/wiki/Barniz), puesto que es así cómo se eliminan los restos. Si no hay signos de estas soluciones, no es necesario llevar a cabo el lijado, pero sí recomendable para conseguir un resultado más satisfactorio. Es fundamental que esta operación se efectúe en el mismo sentido que tenga la veta para impedir que surjan huellas en la madera.

Imprimación y color

Después de tener acondicionada la superficie del mueble objeto de la restauración, es el momento de aplicar una capa de imprimación. Es un paso vital, puesto que la pintura que se emplea para ello facilita la adherencia de las capas de color que se darán posteriormente y, además, protege la madera. En el mercado, existe una amplia gama de pinturas de imprimación, por lo que no es difícil encontrar una que resulte adecuada en cada caso.

Una vez que haya secado esta solución, llega el turno de pintar el mueble con el color elegido. En líneas generales, es aconsejable aplicar dos manos para que la adherencia sea adecuada y la pieza quede uniforme. Antes de proceder con la segunda, es imprescindible dejar secar la primera. La elección de las herramientas para aplicar la pintura dependerá del tipo de mueble. Si tiene relieves, es mejor optar por la brocha. En caso de que sea liso, puede recurrirse también al rodillo.

Al terminar de pintar el mueble de madera es necesario dejarlo secar durante un mínimo de 24 horas. Para rematar el trabajo, puede darse una capa de barniz transparente y así lograr un acabado profesional.

Escribe un comentario

Puedes usar: Etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>