Menú principal

Prolonga la vida de tu ropa y calzado

conservar la ropa y el calzado

Conservar nuestras pertenencias en buen estado es posible sin tener que hacer grandes esfuerzos. Basta con aplicar ciertos cuidados para que las prendas de ropa y el calzado duren mucho tiempo sin sufrir más deterioro del normal. Un consejo fundamental es mantener la higiene en todo momento. Así, jamás debe guardarse un complemento o un artículo textil sucio dentro del armario. Debes procurar que los espacios de almacenaje no tengan polvo ni restos acumulados, de modo que no ensucien los enseres que se guardan.

Las polillas y la humedad son los grandes enemigos a los que nos enfrentamos a la hora de conservar la ropa y el calzado. Además de efectuar limpiezas periódicas del interior de los armarios, es muy efectivo colocar saquitos que contengan lavanda para ahuyentar a estos insectos. Dentro de los antipolillas naturales, también da buenos resultados el clavo, que desprende un olor poco agradable para estos bichos. En cuanto a los remedios químicos, la naftalina (conoce más sobre esta sustancia en la página de Wikipedia) también evita la aparición de las polillas.

Airea las prendas

Eliminar los malos olores es fundamental para prolongar la vida de los objetos de vestuario. Así las cosas, para conservar la ropa y el calzado en buenas condiciones es necesario airearlos después de haberlos llevado puestos. Al llegar a casa, es recomendable colgar las prendas para evitar que se arruguen. Siempre con los botones abrochados y las cremalleras cerradas. Si tu armario no es demasiado grande, es preferible que busques otras soluciones de almacenaje, puesto que la ropa y los zapatos puede llenarse de moho si están demasiado juntos.

Las prendas que lucen más bonitas no son aquellas que más se lavan. Y es que los lavados excesivos provocan que los tejidos pierdan color y se debiliten. Si la ropa no está sucia ni tiene mal olor, basta con que la airees antes de meterla en el armario. En cuanto a los zapatos, es esencial que no los guardes si desprenden un aroma fétido a pies.

En el mercado, hay numerosos productos para eliminarlo, pero, si no los tienes a mano, puedes recurrir al bicarbonato sódico. Déjalo actuar durante varias horas y luego retíralo. El desagradable olor habrá desaparecido. Otro consejo útil es evitar guardar el calzado que esté mojado. Una buena manera de retirar el exceso de humedad es colocar papel absorbente en su interior. Así no perderán su forma. Si tienes en cuenta estas recomendaciones, comprobarás que conservar la ropa y el calzado es sencillo.

Escribe un comentario

Puedes usar: Etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>