Menú principal

Trucos para eliminar los malos olores

eliminar los malos olores

Un aroma desagradable en una casa puede llegar a ser una auténtica pesadilla. Y es que hay esencias que se impregnan en las distintas estancias de un hogar y parece que nunca se van a ir. Muchas personas optan por los ambientadores para eliminar los malos olores, pero el remedio puede ser peor que la enfermedad, ya que estos productos contienen numerosas sustancias químicas. Los más perjudiciales, según la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), son aquellos que necesitan del calor para esparcir el aroma.

Así las cosas, es preferible optar por los métodos naturales para eliminar los malos olores de manera eficaz. Por ejemplo, el romero es un potente neutralizador de los efluvios más hediondos. Basta con colocar algunas hojas secas de esta planta dentro de pequeñas bolsas y colocarlas en los rincones que se deseen purificar. Es un remedio totalmente ecológico, sencillo y barato.

Bicarbonato para tuberías

Uno de los aromas fétidos que surge con más frecuencia en un hogar es el procedente de las tuberías. Acabar con ellos es fácil, puesto que los ingredientes necesarios están en buena parte de las despensas. El bicarbonato de sodio, mezclado con vinagre y agua caliente, obra milagros en los desagües que acumulan restos orgánicos que, al descomponerse, provocan fragancias pestilentes. La levadura fresca diluida en agua también resulta efectiva para solucionar este problema.

Asimismo, el bicarbonato da muy buenos resultados para eliminar los malos olores de las esponjas, provocados por el exceso de humedad. Sólo hay que introducir el útil de aseo en un cuenco que contenga agua y una cucharada de bicarbonato, dejar reposar durante una noche y enjuagar. La nevera es otro objeto doméstico que suele acumular aromas nauseabundos. Para que desaparezcan, se necesita un producto que está presente en la inmensa mayoría de las cocinas: el café.

Pueden tostarse unos granos o utilizar los posos de la cafetera, ambas opciones son igualmente válidas. Se colocan en un recipiente dentro de la nevera y adiós a los olores turbios. Cuando cocinamos frituras, el ambiente del hogar se impregna de ese característico y pegajoso aroma. Ya no tendrás que sufrirlo más. A la hora de ponerte a preparar este tipo de alimentos, pon agua a hervir y échale una cáscara de naranja. Su deliciosa fragancia tapará los efluvios de la fritanga que estés preparando. Con estos consejos, no necesitas utilizar ambientadores químicos. Recurre a tu despensa y llena tu casa de un aroma fresco y agradable.

Escribe un comentario

Puedes usar: Etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>